lunes, enero 29, 2007

De la vida real IV - Om Mani Padme Hum

Triunfal y decidido le espeté a mi psicoanalista: “he decidido dejar terapia”.

Salí del consultorio sintiendo un cierto alivio pleno de paz y armonía.

Ese mismo día había recomenzado mis reparadoras prácticas de Yoga.

Tomé mi celular presto a comunicarle a mi amada mi acertada decisión.

Tipeo un mensaje de texto que dice: “OM, dejé terapia”.

Segundos después, me llega la respuesta: “Kjkjkjkjk” (?).

Al no poder descifrar tal onomatopeya y ver el número del cual llegaba la respuesta, comprendí con espanto que en vez de mandarle el mensaje a mi novia, se lo había enviado a mi terapeuta.

2 comentarios:

sibila dijo...

lázaro: relájese. la que suscribe ha pasado por lugares similares. no está usted solo.
le recomiendo fervorosamente la lectura de 'el chiste y su relación con el inconsciente' del dr. freud.

juan dijo...

un autentico acto fallido